La realidad virtual se va posicionado poco a poco en la tecnología actual; esto es algo que ya hemos visto con toda una serie de dispositivos que están siendo desarrollados y perfeccionados por grandes marcas. Algunas de ellas ya han mostrado interés por lo que puede llegar a ofrecerle esta tecnología a la hora de acercar sus productos y servicios al cliente.

El potencial que se puede conseguir con la tecnología VR parece no tener límites; los expertos nos aseguran que aunque hasta el momento hemos grandes avances, no es nada comparado con lo que todavía está por venir.

Se espera que estos recursos puedan hacer que el cliente conozca sus productos desde otro punto de vista y de esta manera, incentivar las ventas.

Imaginemos por ejemplo, una empresa dedicada al ámbito de venta de viajes; es decir, una agencia de viajes. Esta empresa no puede coger a sus clientes y llevárselos, por ejemplo, a Italia para que disfruten del paisaje y si les gusta, que lo abonen.

En lugar de eso pueden utilizar un casco de realidad virtual y hacer que se trasladen allí por un momento. Una vez que conozcan todas las maravillas de Italia con sus propios ojos, seguro que se deciden a hacer el viaje.

Además, nos puede servir para que de una vez por todas podamos dejar de basarnos en las opiniones de los demás y que tan solo cuente la nuestra antes de decirnos por hacer un viaje.

Por supuesto, esto se puede aplicar a casi cualquier ámbito. Por poner un ejemplo, también puede ser una buena opción para triunfar en YouTube: podemos trasladar a todo nuestro público fácilmente a través de los cascos, haciéndoles experimentar lo que nosotros estamos sintiendo en ese momento. Ser popular en youtube haciendo videos VR se considera una de las claves para triunfar en el futuro. Cómo ya te decíamos, esta tecnología cambiará y mucho el mercado tecnológico actual.

Usos corporativos de la VR (Realidad Virtual)

Podemos definir la realidad virtual como la utilización de una serie de dispositivos (generalmente ordenadores) con lo que se consigue una experiencia en la que el usuario tendrá la sensación de encontrarse en otro lugar, aunque físicamente no lo esté. Para poder hacerla realidad se lleva a cabo a través de toda una serie de imágenes que el dispositivo lanzará de forma automática al usuario a través de lo que se conoce como visor; aunque también se incorporan otros pequeños elementos que en su conjunto, lo hagan realidad.

Algunas personas afirman que es como vivir una especie de realidad alternativa.

En lo primero que pensamos cuando escuchamos hablar de la VR es cómo puede cambiar la situación de los juegos actuales. Es una estupenda manera para conseguir manipular tus sentidos y hacer que juegues a un nuevo nivel.

Sin embargo, en el ámbito corporativo también tiene diversas aplicaciones.

De momento vamos a dejar los juegos a un lado y nos vamos a centrar en este ámbito dividiéndolo en tres grandes categorías.

Las oportunidades son inmensas pero estas son solo algunas ideas básicas: las grandes compañías ven la VR como algo capaz de revolucionar el mercado para siempre.

Ya hemos visto anteriormente el ejemplo de la agencia de viajes, pero también puede servir como un simulador para realizar operaciones en el ámbito médico, como una guía virtual para enseñar a los clientes los apartamentos que pueden elegir de cara a sus próximas vacaciones, para poder hacer una aproximación de cómo puede quedar una reforma por parte de una empresa que ofrezca este tipo de servicio,…

Si estos son tan sólo algunos de los ejemplos más básicos de todo lo que la realidad virtual puede llegar a ofrecernos, imagínate lo que está por llegar.